Artículos

22.dic.2010 / 03:34 am / 2 Comentarios

El diputado electo a la Asamblea Nacional Robert Serra  dio su apoyo irrestricto al proyecto de Ley de Universidades aprobado en primera discusión, en compañía de otros  jóvenes diputados que también conforman el Partido Socialista Unido de Venezuela.

Así pues se refirió a la importancia de esta norma jurídica para que las universidades autónomas “se pinten de pueblo, a través de un sistema de ingreso justo e incluyente”. Serra destacó además que “la educación es un servicio público de todos los venezolanos, no es de la Iglesia, ni de ninguna institución”.

Luego de estas declaraciones en las instalaciones del hotel Alba Caracas procedió a leer el comunicado:

Nosotros los voceros y voceras del Poder Popular, Diputadas y Diputados electos del Partido Socialista Unido de Venezuela, Militantes Revolucionarios de la Juventud y los Estudiantes Socialistas, manifestamos nuestro respaldo irrestricto a la iniciativa que tomó el Parlamento Nacional BOLIVARIANO de discutir y aprobar una Ley de Educación Universitaria ajustada a las necesidades históricas que se ha trazado la Revolución Bolivariana en el proceso de liberación nacional con perspectiva hacia una sociedad socialista.

Estamos convencidos que nuestro modelo educativo debe apuntalar la transformación y creación de la mujer y el hombre nuevo, y en ese sentido, las universidades juegan un rol crucial, dado que son espacios para la construcción y discusión de nuevos paradigmas políticos, sociales, económicos y científicos.

Consideramos que la actual Ley de Universidades, aprobada en el año 1974 bajo la aureola cuartorepublicana, no está en consonancia con las exigencias socioeducativas del pueblo venezolano, que en definitiva, acompañan el proceso impulsado por el Comandante Presidente Hugo Chávez Frías.

Entendemos que la universidad actual está concebida para hacerle culto a la meritocracia y neutralizar la lucha de clases propia de toda sociedad, favoreciendo a los intereses hegemónicos de los sectores de la burguesía apátrida que además, controlan importantes medios de producción del país y las transnacionales mediáticas.

Nuestro objetivo es que las universidades se pinten de Pueblo. Que contribuyan a la conciencia de la existencia de las contradicciones de clase en nuestro país, justamente para que los recintos universitarios dejen ser un privilegio de pocos para convertirse en un derecho irrestricto para todos. Rechazamos cómo la élite burguesa utiliza a los estudiantes y los profesores como carne de cañón para delinquir desde el Claustro Universitario y atentar contra el Gobierno del Presidente Hugo Chávez.

La universidad que requerimos debe ser la expresión de la nueva sociedad inclusiva, solidaria, participativa, democrática, combativa y soberana, que hoy se construye en nuestro país al calor del Socialismo Bolivariano, donde el Poder Popular cobra cada vez más protagonismo.

Para efectos del logro de estos propósitos la Ley de Universidades debe contener los siguientes elementos principistas:

1-La democracia universitaria. Que impulse la creación de los Consejos del Poder Popular Estudiantil como instancias alternas a las Federaciones burguesas enquistadas en las universidades, que además permita democratizar las decisiones y viabilizar la construcción de los Co-Gobiernos estudiantiles.

2- Control social en el presupuesto universitario. Requerimos que toda la comunidad universitaria (Poder popular, estudiantes, profesores, obreros) tengan incidencia en la distribución de los recursos que consuetudinariamente envía el Gobierno a las Universidades Autónomas y a las Universidades Experimentales. Rechazamos que la Misión Sucre y la Universidad Bolivariana de Venezuela, nacidas al calor de la Revolución para democratizar el acceso a la mayoría excluida de los espacios universitarios, sólo cuenten con el 15 por ciento del presupuesto universitario, mientras que las 5universidades autónomas acaparen más del 50 por ciento del Situado. Exigimos que las autoridades rindan cuenta a la comunidad universitaria y al país de la ejecución del presupuesto.

3- Pertinencia social del conocimiento en las universidades. Requerimos que los Pensum de Estudio se ajusten a las necesidades que tiene el país y así trasciendan la concepción según la cual las universidades son máquinas para obtener títulos universitarios sin compromiso con el país. Las casas de estudio son espacios del Pueblo organizado, por lo tanto no son Claustros donde impera el academicismo liberal burgués, el cual promueve valores inherentes a la sociedad capitalista, como son el egoísmo, la competencia desigual entre seres humanos y la explotación del hombre por el hombre.

4- La educación universitaria como un Derecho Humano y Universal. Hacemos un llamado a la verdadera democratización del acceso a la educación universitaria, para que de esta manera se eliminen definitivamente las trabas que se han colocado con las pruebas internas y controles de ingreso que limitan y coartan las aspiraciones de formación de la mayoría de la juventud venezolana. Que prevalezcan, por encima del interés económico, los principios sociales de formación educativa que se plantea el proceso revolucionario.

Invocamos a una discusión profunda y apegada a nuestros principios revolucionarios y socialistas, que permitan la refundación de la universidad más allá de una institución, que se convierta en la cuna del pensamiento y bastión del fortalecimiento del nuevo rumbo de la nación.

 

Comentarios

20.ene.2011 04:44 am
ROBERT SERRA (Apure) dijo:

R SERRA DIOS TE BENDIGA……………….

20.feb.2011 12:45 pm
Adela Vicuña Ferreira (autor) dijo:

¡Amén camarada!

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.